Limitar los aforos en los espectáculos, cuando ya se obliga a llevar mascarilla, es excesivo y perjudica a la industria cultural

Limitar los aforos en los espectáculos, cuando ya se obliga a llevar mascarilla, es excesivo y perjudica a la industria cultural

La limitación al 75%, incluso al 50%, en los aforos de espectáculos públicos como conciertos al aire libre, corridas de toros o Festival de Teatro de Mérida es, a juicio de la Confederación Regional Empresarial Extremeña (CREEX), una medida “excesiva, toda vez que ya se obliga a los asistentes a llevar mascarilla”, y puede comprometer el futuro de la industria cultural extremeña, llevándose por delante empresas y empleos.

“Un espectáculo tiene unos costes que no pueden cubrirse con estas limitaciones, y no vemos que esté justificada esta medida si ya los asistentes tienen que llevar la mascarilla que protege de los contagios y, si además, los brotes que vamos conociendo no se han producido precisamente en estas citas, sino en reuniones y celebraciones familiares donde se relaja el uso de la mascarilla”, ha comentado Javier Peinado, Secretario General de la CREEX.

Según ha señalado “la cultura es también una industria, que genera actividad directa e inducida en sectores como la hostelería, y no hay más que ver lo que genera el Festival de Mérida, y eso supone empleos, de manera que unas empresas ya muy tocadas por las restricciones sufridas durante el Estado de Alarma, ahora ven cómo les es imposible recuperarse porque no se les permite vender entradas”.

Peinado ha propuesto que, en vez de limitar el aforo, “se advierta claramente de que el uso de mascarilla es obligatorio, y que quien no la lleve será expulsado del recinto sin contemplaciones, así protegeremos la salud y la industria cultural”.

El dirigente de la organización más representativa del empresariado extremeño ha lamentado que, mientras se limitan estos aforos y se compromete la viabilidad de espectáculos al aire libre “vemos como en el Congreso, por ejemplo esta misma semana (ver imagen adjunta), los diputados están, con mascarilla eso sí, pero pegados unos a otros, sin la mínima distancia, ¿es que sus señorías son inmunes al virus? No entendemos la doble vara de medir”.

Por último, ha revelado que, en el hipotético caso de que se detectase un positivo en alguna persona que ha asistido a un espectáculo “sería muy fácil hacer el rastreo, porque ahora la venta de entradas se hace online, y eso obliga a dejar los datos de la persona que las compra, así que no habría problemas para localizar a todos los asistentes.