El coste de bajas o permisos de familiares para cuidar de menores en cuarentena por COVID no debe recaer en las empresas, afirma la CREEX

La Confederación Regional Empresarial Extremeña considera lógico, como ha manifestado la Ministra de Educación, Isabel Celaá, que si un escolar tiene que guardar cuarentena en casa a causa del COVID, alguno de los progenitores disponga de mecanismos que le permitan ausentarse del trabajo para quedar al cuidado.

“Se está hablando de permisos retribuidos o bajas laborales por enfermedad como posibles fórmulas, y nos parece una solución en caso extremo, pero evidentemente lo que no puede pedirse es que las empresas asuman esos costes”, ha explicado el Secretario General de la CREEX, Javier Peinado.

Peinado ha añadido que no se puede hacer recaer el coste de las medidas sociales “siempre sobre las espaldas de los mismos, porque todos entendemos la necesidad de que, llegado el caso, el padre o la madre tengan que estar con el menor, pero hay que ser conscientes de que las bajas médicas las cubre la Seguridad Social en un 60% a partir del décimo quinto día, así que ¿qué ocurre con esos primeros quince días? ¿y quién asume el sobrecoste en los convenios que contemplan un complemento del salario en caso de baja? Eso sirve también para los permisos retribuidos”.

Por tanto, ha afirmado, si finalmente se toman estas medidas “exigiremos al Gobierno que active mecanismos excepcionales para que el gasto lo sufrague el Estado, se paguen entre todos y no caigan sobre la empresa donde el trabajador o la trabajadora presta sus servicios”.